Crecí admirando el closet de mi madre desde que era muy pequeña, recuerdo anhelar poder entrar en sus zapatos, que algún día me quedaran algunos de sus vestidos o Blazers. Por ello amo cuando vuelven prints clásicos, son esa pequeña segunda oportunidad para usar aquello por lo que pasé babeando y admirando por años.